lunes, 13 de octubre de 2008

Paralímpicos pekín 2008: nombres propios de otra gran gesta

Con este título, se publica un artículo en el número dos de la Revista CURSAM, publicación de carácter cuatrimestral que dio su origen a partir de un foro, o lista de correos; Si el número uno era bueno, este tiene mejor pinta, con muchos e interesantes artículos al menos por su título. os dejo con éste sobre esos deportes tan desconocidos que son los paraolímpicos, que no por ello dejan de ser meritorios ni interesanttes; aunque el artículo es algo extenso, merece la pena recordar noticias llegadas con cuentagotas allá por el mes de agosto y a lo mejor, al leerlo se consigue que miremos con otros ojos los próximos juegos de Londres 2012 o toda competición deportiva donde la discapacidad esté presente.

PARALÍMPICOS PEKÍN 2008: NOMBRES PROPIOS DE OTRA GRAN GESTA.
Alberto Becerra Pallas.
Alberto becerra es licenciado en Periodismo por la Universidad de Santiago de Compostela. Trabaja como redactor en los deportivos de la Radio Gallega.
Todo el mundo ha escuchado hablar de los últimos Juegos Olímpicos, celebrados entre el 8 y el 24 de agosto, y de las 18 medallas allí cosechadas por los deportistas españoles. Todos vibramos con los ídolos del baloncesto, el oro de Rafa Nadal, las medallas del ciclismo…. Y, tras los Juegos Olímpicos, ¿qué?
La vida deportiva en Pekín no se detuvo después de las Olimpiadas; todo lo contrario: 18 de las 32 instalaciones y recintos deportivos utilizados para esos Juegos fueron preparados y adaptados convenientemente para otro gran espectáculo que se celebró entre el 6 y el 17 de septiembre: los Juegos Paralímpicos, que movilizaron a más de 40000 voluntarios, y en los que participan aquellos deportistas que padecen cualquier tipo de discapacidad. De estos últimos no se habla tanto, pero a España le suelen reportar más medallas; y de hecho, este año no fue una excepción, ya que la delegación española trajo 58: 15 de oro, 21 de plata y 22 de bronce.
Por supuesto, dado que en estos Juegos intervienen deportistas con discapacidad física y psíquica, los ciegos no íbamos a ser una excepción. Varias fueron las medallas alcanzadas, y en disciplinas deportivas tan variadas como la natación, el atletismo, o el ciclismo. Pero más que de las medallas en sí, sería interesante conocer a quienes las obtuvieron, saber qué actividades marcan su día a día además del deporte, y así seguramente empezaremos a admirar mucho más a este aluvión de deportistas. No hablaremos aquí de todos, pues la delegación española estaba compuesta por 133 deportistas y no habría espacio, pero sí al menos vamos a mencionar a algunos de ellos que, por sus grandes gestas, destacaron en estos Juegos.
Y a la hora de hacer esto, no hay seguramente mejor forma de empezar que hablando de la natación, un deporte que dio a España 31 de las 58 medallas que obtuvo, y dentro de este deporte, hay que destacar al español más laureado en estos Juegos, al “campeón de los campeones”: es canario, ciego total y se ha llevado cuatro medallas de oro. Su nombre es Enhamed Enhamed Yahdih y estudia Administración y Dirección de Empresas. Es hijo de inmigrantes procedentes de El Aaiún, en el Sáhara Occidental. Se quedó ciego a los ocho años debido a una retinosis congénita que degeneró irreversiblemente, y al año siguiente, ya estaba nadando y compitiendo para superar y superarse. Los de Pekín fueron sus segundos Juegos, pues ya había competido en Atenas hace cuatro años, obteniendo dos medallas de bronce y dando muestras, a pesar de su juventud, de una gran madurez que hacía presagiar cotas más altas. Y éstas llegaron en estos Juegos de Pekín: encuadrado en la categoría S11 para ciegos y deficientes visuales, Enhamed ha competido en cinco finales y ha ganado cuatro medallas de oro. Las preseas vinieron en los 50, 100 y 400 metros libres, así como en los 100 metros mariposa; sólo se le escapó la final de los 100 metros espalda, en la que terminó octavo. Además, Enhamed ha batido dos récords del mundo en estos Juegos: uno en 100 metros mariposa (1,01,12) y otro en los 50 metros libres (25,82). El canario no dejó indiferente a nadie y fue el elegido por el Comité Paralímpico Español para portar la bandera en la ceremonia de clausura de los Juegos. Ya ha sido apodado como “el chico de oro de la natación”; lo mejor y más prometedor es su futuro, pues llegará a Londres 2012 con 25 años, una edad excelente para competir, y ya hay quien se atreve a hablar de él como “el Michael Felps español”.
El ciclismo, sin duda, ha sido este año el deporte que más alegrías ha dado a la afición española en las Olimpiadas. Esto también ha ocurrido en los Juegos Paralímpicos, y es aquí donde destaca la figura de Christian Venge. Nacido en Barcelona en 1972, reside actualmente en la localidad castellonense de Burriana. Desde que llegó al mundo, Christian padeció de cataratas, y fue operado. En esa intervención, se le producían lesiones que, poco a poco, le fueron provocando una pérdida paulatina de la visión. Christian no se rindió y encontró en el ciclismo un buen aliado para olvidarse de las barreras que le provocaba su pérdida de visión. Guiado por su piloto, David Yauradó, Venge ganó una medalla de oro y otra de plata en estos Juegos. El oro llegó en la prueba individual contra el crono. Y la plata, en la prueba de persecución individual, quedando por detrás del australiano Kieran Modra y su piloto Tyson Lawrence, que batieron el récord del mundo en esta especialidad; ambas medallas en la categoría B&VI (tándem para corredores con deficiencia visual).
Y no podía faltar, dentro del capítulo reservado a ciegos y deficientes visuales, un apartado para el atletismo. En él, dos nombres sobresalen; dos personas que nos han hecho disfrutar con sus medallas en estos Juegos, y que se van fraguando un hueco en la historia.
El primero es el de una atleta de origen ecuato-guineano. Se llama Eva Ngui Nchama y nació en Malabo en 1985. Esta estudiante de Dietética y Nutrición padece deficiencia visual desde que nació, ya que sufre albinismo. El atletismo le atrajo desde que comenzó a practicarlo, y se convirtió para ella en un método para superarse. Para Eva, los de Pekín fueron sus segundos Juegos Paralímpicos; en ellos, obtuvo dos medallas de bronce: una en la prueba de 100 metros, con una marca de 12,58 segundos, y otra en la de 200 metros, con una marca de 25,70 y después de que el equipo español presentase una reclamación al comprobar cómo el guía de la atleta angoleña Evalina Alexandre, que había sido la tercera en la prueba, había tirado bruscamente de ella durante la misma para ayudar a auparla hasta esa posición.
El otro nombre propio del atletismo español es el del valenciano David Casinos. Ciego total a causa de la diabetes, nació en 1972 y trabaja como agente vendedor de la ONCE. Para David, el deporte, y más concretamente el atletismo, fueron fundamentales para superar su pérdida de visión, junto con su familia y amigos. Aunque también compite en disco, su especialidad es el lanzamiento de peso; en ella, David ya había ganado dos medallas de oro en Sidney 2000 y Atenas 2004. Este año no fue menos: a pesar de la intensa lluvia que cayó el día en que se celebró la final (16 de septiembre), que puso el suelo impracticable y provocó que hiciese varios nulos, David logró una marca de 14,50 metros que le dio el oro y sigue imbatido en esta especialidad desde hace ocho años. Fue el abanderado de la delegación española en el acto de inauguración de los Juegos, algo que le satisfizo enormemente, y ya piensa en tratar de llegar a Londres 2012.
Además de estos nombres propios, hay otras medallas logradas por deportistas ciegos y deficientes visuales que no podremos ni queremos olvidar:
En natación, el extremeño Enrique Floriano obtuvo la plata en la final de 400 metros libres. Además, Sara Gómez alcanzó otra en la de 100 metros braza, y Débora Font se despidió del deporte de élite con un bronce en la final de 50 metros espalda.
En judo, destacan: una medalla de oro de Mª Carmen Herrera en la final de menos de 70 kilos; otra de plata de Marta Arce Paíno en la final de hasta 63 kilos y la medalla de bronce que ganó Mª Mónica Merenciano Herrero en la final de hasta 57 kilos.
En atletismo, Xavi Porras obtuvo un bronce en la final de triple salto, al igual que Ignacio Ávila en la de 1500 metros lisos.
Concluimos el apartado reservado a ciegos y deficientes visuales con fútbol sala, donde España fue de menos a más en la fase de grupos y logró luchar por el bronce. Mas esto, debido a la “lotería” de los penaltis, se quedó en eso, una simple lucha; Argentina se hizo finalmente con la presea.
Pero, en los Juegos Paralímpicos, además de ciegos y deficientes visuales, también compiten otros discapacitados que ven en el deporte un método para huir de la cotidianeidad. Ellos también han dado a España muchísimas medallas, en disciplinas deportivas como la natación, el atletismo, el ciclismo o la boccia; y hay infinidad de nombres propios en este capítulo. Aquí, sin desmerecer a nadie, nos quedaremos con dos nombres: uno por su protagonismo en estos Juegos, y otro por el valor humano de la historia que ha marcado su vida, y que nos hace creer que hasta en el túnel más oscuro, la luz puede volver algún día y que, el deporte, ayuda a romper todo tipo de barreras.
Tras Enhamed, la segunda gran protagonista de estos Juegos también fue una nadadora. Se llama Mª Teresa Perales, es de Zaragoza y tiene 32 años; fisioterapeuta, diputada en el Parlamento de Aragón, su paraplejia provoca que tenga que competir en la categoría S5, pero no ha impedido que se colgase cinco medallas. Tres fueron de oro, en los 50, 100 y 200 metros libres, y dos de plata en 50 metros espalda y 100 metros braza. Además, batió dos récords del mundo: el de 50 metros libres, con una marca de 35,88 y el de 100 metros libres, gracias a su registro de 1,16,65. En definitiva, números exitosos para una deportista cuya intención, al comenzar los Juegos, era colgarse una medalla de oro.
El otro nombre propio nos acerca obligatoriamente a la realidad de la vida cotidiana; quizás a muchos esta historia les pueda parecer el argumento propio de una novela, mas es tan real como la vida misma. Su protagonista se llama Abderraman Ait Khamouch, y nació en Marruecos en 1986. Ya desde muy niño tuvo que trabajar: concretamente, se encargaba de llevar el agua fresca a un hotel desde un pozo próximo al mismo, a cambio del hospedaje que le daba allí el dueño; y haciendo este trabajo, un día fatal, cuando sólo tenía ocho años, Abderraman se cayó al pozo y se rompió el brazo derecho. Lo único que se les ocurrió fue vendárselo, mas el brazo terminó por cangrenarse y no quedó más remedio que amputárselo. Hace seis años, siendo ya un adolescente, Abderraman decidió que no quería seguir viviendo así y se lanzó a la aventura, logrando llegar a nuestro país en una patera; aquí se nacionalizó y descubrió el atletismo. En estos Juegos, ha ascendido desde las catacumbas de la durísima vida marroquí hasta acariciar la gloria, gracias a dos medallas: una de plata en 1500 y una de bronce en los 800 metros lisos. Sus palabras a la Agencia EFE tras conseguir la plata prueban su madurez y humildad a la hora de afrontar el destino: "Ha sido un tiempo largo, de sacrificio, de luchar. Si quieres la miel tienes que aguantar las picaduras de la abeja. Querer es poder”.
Son todas historias de superación, de lucha y esfuerzo constante para alcanzar metas. Gracias a estos 133 deportistas, España se hizo con esas 58 preseas que citábamos al principio. Se buscaban más (70), pues en Atenas 2004 la cifra de metales llegó a los 71: 20 de oro, 27 de plata y 24 de bronce, lo que colocó a España en la séptima posición de aquel medallero; mas en estos Juegos, el puesto ocupado fue el décimo, aunque este dato no debe empañar lo que es una proeza más de nuestros deportistas paralímpicos. Hay que tener también en cuenta que países como Sudáfrica (sexto), Canadá (séptimo) y Brasil (noveno) quedaron por delante de los nuestros en el medallero sólo por tener más oros en el zurrón, pues su número total de metales fue menor que el de España.
Y como buenos deportistas, sólo nos queda felicitar a los anfitriones. China ha sido líder indiscutible en el medallero durante todos los Juegos; su superioridad fue espectacular y terminó llevándose 211 medallas: 89 de oro, 70 de plata y 52 de bronce. La segunda fue Inglaterra con 102: 42 oros, 29 platas y 31 bronces; y la tercera EEUU con 36 medallas de oro, 35 de plata y 28 de bronce, para sumar un total de 99.

4 comentarios:

Fernando Toribio Pérez dijo...

¡Hola! Muy interesante el artículo que has colgado: muy completo y muy bien escrito. Es de justicia reconocer el sobresaliente papel que protagonizaron los paralímpicos españoles en la cita de Pekín, hay que quitarse el sombrero para ellos y una vez más hay que lamentar la escasa repercusión que sus hazañas tienen en los medios. Como españoles, debemos agradecerles lo alto que dejaron el pabellón nacional y éste es un buen espacio para eso.
No obstante, en Pekín se ha notado ya un cierto declive en el deporte paralímpico español: en 8 años se ha pasado de las más de 100 medallas de Sidney (cuartos en el medallero) a las 58 de Pekín, casi la mitad. Algo está fallando, quizás sea la falta de relevo generacional o a lo mejor esto se debe al recorte de disciplinas deportivas que se ha producido. A ver si en Londres se invierte la tendencia a la baja.
Por otro lado, después de los Juegos escuché en la radio decir a una deportista española paralímpica, la verdad es que no recuerdo bien a quién; puede que fuera a la nadadora Perales, que estaba en marcha un proyecto a medio plazo para integrar los Juegos Paralímpicos en los Olímpicos, es decir, que ambos se celebrasen a la vez, los mismos días. Está claro que las dimensiones de los Juegos, ya de por sí gigantescas, se multiplicarían, y la ciudad que sirviera de sede tendría que estar muy preparada para que la organización no se tambalease con este incremento, pero me parece una buena idea: sería la mejor forma de lograr una igualación plena.
Y por último, puede que ya sea hora de que unos premios tan importantes como los Príncipe de Asturias de los Deportes se acordasen de los paralímpicos en sus deliberaciones anuales y algún año alguno de ellos sumara su nombre a la lista de galardonados. Nombres para ello no faltan, y menos, en España.

www.garnicahaciapekin.blogspot.com dijo...

Yo soy atleta deficiente visual participé en los juegos paralímpicos de Pekín en maratón y estoy muy contento de que en este blog se haya tenido en cuenta lo que ocurrió en pekín. No estoy de acuerdo en que las cosas se estén haciendo mal en España y por eso se reduzcan las medallas creo que en otros paises se están haciendo bien y que los discpacitados están pudiendo acceder al deporte, con lo cual lo normal es que las medallas de los paralímpicos poco a poco se vayan qudando en un número similar a las de los olímpicos.

Jorge dijo...

¡Hola a los dos!:
Antes que nada, muchas gracias por dejar vuestros comentarios que como siempre, son interesantes y hace ilusión.
Habláis del declive español, no sé si ésto es debido a la disminución del apoyo prestado por la ONCE y el comité Paralímpico español, presidido por el "señor" Miguel Carballeda. De unos años hasta ahora, al igual que para muchas cosas, se está destinando menos presupuesto para el deporte, igual que para la cultura y demás servicios sociales prestados por esta institución que allá por los noventa, fue la segunda organización española más importante, detrás de El Corte Inglés. Ahora, para desgracia de muchos, las cosas han cambiado. Quizá me equivoco, pero creo que si el apoyo por parte de instituciones y demás es escaso no se motivan igual, la familia y amigos siempre están ahí, pero se necesita una ayudita más para llegar a lo más alto.
Un saludo.

Anónimo dijo...

Hello everyone! I do not know where to start but hope this site will be useful for me.
I will be glad to get some help at the start.
Thanks in advance and good luck! :)